Dentro de un torneo con matices más oscuros que brillantes, donde las noticias positivas de
nuestro equipo se han enfocado en una Dra. muy atractiva y no en los goles de “un tal” Murillo
(Cuáck), o en el que, entre semana se platica más sobre la separación del Puma que sobre el
posible parado del equipo; mañana tenemos una “posibilidad más” (ínfima, pero existente) de
aferrarnos al -tan mencionado- milagro que NECESITAMOS para la permanencia.

Sé que muchos ya tiraron la toalla ante un inminente descenso, sin embargo, como dice el viejo
adagio “Mientras haya vida, hay esperanza”, así que podrán decir que soy un obstinado y que
creo en cuentos de hadas, pero si mañana ganamos, le pondríamos algo de presión a unos
rojinegros que, si bien es cierto tienen 8 puntos de ventaja, pero simplemente no la ven en este
torneo.

Podríamos seguir lamentándonos y decir “si los partidos duraran 85 minutos, estaríamos a 4
puntos del Atlas y calificados en la Copa” o el típico “si Memo Vázquez hubiera llegado el torneo
pasado, sería otro pedo”, pero de verdad estoy hasta la madre de tantos “Hubieras” en la
historia de este Club… “Si mi abuelita tuviera ruedas, sería una bicicleta y no mi abuelita”, así
que ¡basta!

Los que me conocen saben que soy tiburón desde la cuna hasta la caja, no obstante, aparte de
tener tripas, tengo cerebro y me queda muy claro que lo más probable es que no nos alcance
(no es pesimismo sino simple y llana estadística), pero MÍNIMO de algo nos tenemos que morir
¡CARAJO!

A pesar de que es intrínseco que para “Ser Tiburón” tienes que saber vivir con el
corazón roto y con un rosario en el estómago, me encantaría que aunque el cuadro no dé para
más, mañana salgan con una faca entre los dientes y con “un par” enorme entre las piernas.

Posiblemente nunca estemos destinados a ser un “equipo grande” y aun siendo el sufrimiento
el principal componente de nuestro ADN, nuestros colores son de los históricos, de los de
abolengo, de los de tradición, somos de las aficiones más queridas y fieles; para acabar pronto,
de los Inmortales del futbol mexicano pese a los cambios de dueños, de franquicias y de tanta
putería que nos han hecho pasar.

Les suplico de corazón que mañana no se vuelvan a cagar en los de la Fuente, en los Comas, en
los Terrazas, en los Morales, en los Melillo, en los Blanco, en los Mondragón, ni en TODOS los
que ‘per se’ o por adopción hemos amado esta camiseta, por favor rómpanse la madre y hagan
que este maldito masoquismo tenga por lo menos una razón de ser.

Dicho lo anterior, reitero mi fidelidad hacia este escudo y apelo a su profesionalismo e
integridad, asimismo, les prometo no soltar la aleta para aferrarme con ustedes a la primera
división.

“Pégame, pero no me dejes Tiburón”

Tiburoneo, luego existo.

Encuéntrame en Twitter como @TuSiChavezJorge

 

+ LOS 22 CONVOCADOS DE VÁZQUEZ PARA MORELIA

+ ¿PODRÍA INTERVENIR LA FIFA CON LO DEL PUMA CHÁVEZ?

+ 4 BAJAS PARA VISITAR MORELIA

ÚLTIMAS NOTICIAS